Leyendas de los genios: Ludwig van Beethoven

El gran compositor en un momento de su vida pensó en el suicidio… y como no hacerlo; si el tormento de su enfermedad y la sordera a tan brillante músico le agobiaban día a día. Mas sin embargo el destino le tenía reservada una sorpresa todavía….una noche al retirarse a la pensión donde este pensaba suicidarse y habiendo dejado ya una nota de su testamento, al ir por el camino en compañía de su amigo inseparable; detiene Beethoven, de una manera muy lenta el paso airado que llevaba. Y asomando la mirada atreves de un claro de ventana, observa con incredulidad a una joven tocando a oscuras un piano, intrigado por la virtud de la joven ante tal interpretación y ¡en plena penumbra! decide abrirse paso hasta llegar a donde se encontraba.  Cambiando de manera inhóspita su semblante al ver con sus propios ojos cómo, aquella doncella que tocaba el piano, era completamente ciega. Su amigo quien se encontraba junto a ella no repara en mencionarle de la presencia del gran maestro, invitando a Beethoven a hacer uso del piano para que atreves de su música la convenciera de que era él en efecto, más; Beethoven, solo se limita a expresar su desencanto por la vida y sus deseos de morir. En eso se le acerca la mujer y le dice;

iHo! gran músico eres tú…

¿Por qué de afligida se decae tu voz?

Sabes… lo que yo daría,

por ver solo por un instante

y una lola vez

“una noche de luna”.

Las palabras le conmovieron a tal extremo que cambio su vida para siempre; sentándose al piano en el acto, y regalándole a la joven su noche de luna…

“te regalo esta mi noche,

atreves de las imágenes que

he hecho explotar atreves

de la a luz de las velas y ante la ausencia

de todo sonido, plasmo las más bellas imágenes

vistas desde está improvisada melodía

que compuse para ti…

Sonata” claro de luna”

Beethoven regresa mas emocionado por la vida… como nunca antes lo había estado. Para seguir regalándonos en sus demás composiciones, la eterna muestra de la magnificencia misma de la vida;

Expresando… cada sentimiento en una nota y cada pena en un compás.    Gleen Fary.

Anuncios

“El conejo en el sombrero”

Me canse de dormir en una cama vacía…
De sentir el asfixio de tu lejanía.
¿No lograste escuchar mi susurro?

Te cansaste de ser la calle vacía
donde se sostenía…
El otoño e invierno mi vida.

¿Qué razón te hizo olvidar
el puente que cruzaba con su vía;
Sosteniendo el roce de tu boca
y el aroma de tu pelo?

Ya no tengo más trucos escondidos…
Mi magia te la he dado toda a ti.
Mi conejo del sombrero no me deja mas llorar…
¡No me deja más llorar!

Y la paloma de la manga
un recado, en sus alas me escribió:
-“Soy yo tu mensajera
de las ruinas de Tu amor,
Ve con ella te lo digo;
Ya la espera termino”.-

Me sostengo como puedo
a la orilla del vacio;
entre nube , rayos y truenos
atravieso las murallas…
Y en elsilencio de la más bella penumbra,
acallado entre cantos de fantasmas,
ya todo se aclaro…

¡Es mi muerte el encontrarte
y mi vida termino,
este amor es para siempre
lo ha entendido y se acabo!
Gleen Fary